cabecera ritma 2
   
   
   
   
ritmo y medios audiovisuales, música y cinematografía
   
   
   
 

nosotros

conceptos

publicaciones

escenarios

proyectos

enlaces

contacto

  Ritmo: relación armoniosa entre los distintos elementos de una forma que se establece y fluye en el espacio y en el tiempo. Contiene alternancias, reiteraciones y regularidades entre duraciones e intensidades que se articulan sobre determinados pulsos o puntos de referencia.

Podemos aplicar ese concepto a muy diferentes aspectos de la realidad, tanto en las manifestaciones naturales y espontáneas del mundo físico como en el campo de los lenguajes, de la expresión artística, y de otras acciones humanas.

Nuestra propia configuración física y psicológica contiene claves y estructuras rítmicas: la respiración, las simetrías del cuerpo, el latido del corazón, nuestro modo de caminar, la sucesión de días y noches con sus actividades vitales específicas, las ondas cerebrales, y otros biorritmos y ciclos de la naturaleza.

El ritmo surge del comportamiento de la energía, de la propia estructura de la materia, pero cobra vida y sentido en el psiquismo atávico de los sujetos. Es la danza de la vida. Posee una enorme capacidad para captar y sostener la atención y para provocar respuestas y reacciones en muy diferentes niveles de conciencia. Desde el agrado o el baile hasta estados hipnóticos o de éxtasis inducidos por el fluido rítmico de las percepciones.

 

La arquitectura que planifica la construcción de composiciones musicales se basa, en primera instancia, en el flujo lógico, o lógica fluida, del compás: a partir de la reiteración medida de alternancias entre partes débiles y partes fuertes, en las que el pulso métrico se carga con diferentes pesos o intensidades, se generan unas expectativas que se han de cumplir en el tiempo de forma más o menos precisa como acentos, puntos de apoyo. Son los primeros cimientos del ritmo, la incitación fundamental para todo tipo de danza.

 

nosotros

conceptos

publicaciones

escenarios

proyectos

enlaces

contacto

 
   
   

No todos los ritmos son estrictamente métricos, aunque todos comparten la alternancia entre 'arsis' y 'tesis', entre partes débiles y partes fuertes, como ocurre con el oleaje.
La parte 'débil' en realidad es mucho más que eso: es la preparación del acento,
la tensión que precede a la resolución. No son necesarias duraciones equivalentes.
Quien quiera negar el ritmo de las olas puede dedicarse a otros juegos más matemáticos.

Y, si esto es así, no podemos obviar el ritmo que contienen todos los discursos físicos,
estéticos y emocionales de la existencia y de las obras artísticas que los representan.

   
   
   
ritma2_logo2
   
   
   
   
implementamos contenidos...
   
         
   
inicio